El blog de perros

Como Saber Si Mi Perro Tiene Sarna – Propuestas Para Su Prevención.

Mi perro tiene sarna, te haces esta pregunta cuando lo ves con ronchas raras en la piel y no sabes como ayudarlo ¿te preocupa su situación y no sabes cuales son las medidas correctas para la cura de mi perro con sarna? Sigue leyendo para aprender más sobre cómo curarla.

Primero que nada es esencial definir:

¿Qué es la sarna?

mi perro tiene sarna

Sarna es un tipo de enfermedad de la piel, que se encuentra en los animales y es causada por ácaros parásitos. El efecto de la sarna puede verse en animales, pájaros, reptiles e incluso plantas.

La sarna se caracteriza por la pérdida de cabello, picazón severa, y la formación de costras y abrasiones en la piel. La sarna en perros se conoce como sarna sarcóptica o sarna canina, que son causados ​​por parásitos ovales, de color claro microscópico. Todos los perros son criados generalmente con ácaros demodectica de la sarna, que consiguen mientras que abrazan con su madre durante los primeros años de su vida. La mayoría de los perros viven en concordancia con estos ácaros, sin sufrir de ningún problema.

¿Qué debo hacer si creo que mi perro tiene sarna?

Si mi perro tiene sarna lo mejor es llevarlo a un veterinario, que pueda realizar un examen físico, analizar los raspados de la piel y tratar de confirmar la presencia de ácaros de la sarna con un microscopio. Puede ser difícil identificar los ácaros de la sarna si están enterrados profundamente en la piel de un perro, por lo que su veterinario puede confiar en los signos clínicos o la historia de su mascota para hacer un diagnóstico final.

¿Ciertos perros son propensos a la fiebre por consecuencia de la sarna?

Los cachorros y perros de menos de 18 meses son especialmente propensos a desarrollar  sarna demodéctica localizada, que a menudo desaparece por sí sola.

La  sarna demodéctica generalizada, la más seria y penetrante, puede ser hereditaria en perros. Los perros pastor ingleses viejos y los peis shar son propensos a una forma severa de la sarna demodectic que afecta los pies. Los perros mayores que tienen una enfermedad subyacente también pueden ser más propensos.

Tipos de sarna en perros:

Hay dos tipos de sarna que se pueden ver en perros, demodectica y Sarcoptica. El resultado de la sarna puede observarse en perros en forma de parches calvos escamosos, picazón, etc.

Sarna Sarcoptica:

mi perro tiene sarna sarcoptica

 

El parásito causante de esta enfermedad es el ácaro microscópico Sarcoptes scabiei que vive dentro de la piel de los perros infestados, causándoles prurito (picazón). Las hembras de S. scabiei son las principales causantes del prurito, ya que cavan túneles microscópicos en la piel del perro para depositar sus huevos. La sarna sarcóptica, también llamada sarna común, es causada por el ácaro Sarcoptes scabiei y es el tipo de sarna más frecuente en perros. Causa picazón intensa y afecta dramáticamente a la calidad de vida del perro que la sufre, pudiendo conducir a infecciones bacterianas y serios problemas de salud si no es tratada. Si mi perro tiene sarna de este tipo es una condición curable, pero también es muy contagiosa e incluso puede transmitirse a los humanos. En este artículo de te explicaremos todo acerca de la sarna sarcóptica, los síntomas que experimenta el perro y el tratamiento a aplicar.

Factores de riesgo:

Esta enfermedad es altamente contagiosa y cualquier perro saludable que entra en contacto con un perro infestado se contagiará casi con seguridad. El contagio también ocurre de forma indirecta, a través de objetos inanimados que hayan tenido contacto con el perro enfermo, tales como camas, casetas, equipo de peluquería canina, collares, recipientes de comida e incluso heces. La sarna sarcóptica también puede ser transmitida a los humanos (aunque el ácaro no puede vivir mucho tiempo en el humano) y de éste nuevamente al perro. Los síntomas aparecen entre 2 a 6 semanas después del contagio. Los perros con mayor riesgo de contagiarse son los que se encuentran en perreras, en residencias para mascotas y los que tienen contacto frecuente con perros callejeros.

Causas y factores de riesgo:

  • Los síntomas más evidentes de la sarna sarcóptica incluyen:
  • Picazón tan intensa (prurito) que el perro no puede dejar de rascarse, y morderse las zonas afectadas. Puede ser en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente empieza en orejas, cara, axilas y vientre.
  • Piel irritada y/o con heridas y costras.
  • Alopecia (pérdida de pelo) localizada.
  • Piel ennegrecida (hiperpigmentación) y engrosamiento de la piel (hiperqueratosis), generalmente en las orejas.
  • A medida que avanza la enfermedad se presenta debilidad y decaimiento general debido a la imposibilidad del perro de descansar.
  • En etapas avanzadas también se presentan infecciones bacterianas en la piel.
  • Si la sarna sarcóptica no es tratada, el perro puede morir.

Diagnóstico:

El diagnóstico de sarna sarcóptica solamente lo debe hacer el veterinario. En algunos casos puede conseguir alguna muestra útil (por ejemplo, de heces) y observarla al microscopio. Sin embargo, la mayoría de las veces el diagnóstico se hace a través de la historia del perro y la sintomatología.

Tratamiento:

La sarna sarcóptica puede ser curada y generalmente tiene un buen pronóstico. El tratamiento suele incluir algún champú acaricida o una combinación de champú y medicamentos. Algunos acaricidas comunes en el tratamiento de esta y otras sarnas son la ivermectina y el amitraz. Es importante tomar en cuenta que algunas razas de perros pastores como el collie, el pastor inglés y el pastor australiano presentan problemas con estos medicamentos, por lo que el veterinario deberá recetar otros para su tratamiento. Cuando se presentan infecciones bacterianas secundarias, también es necesario administrar antibióticos para combatirlas. El veterinario es el único que puede recetar los medicamentos si mi perro tiene sarna e indicar su frecuencia y dosificación. Otros perros que conviven con el perro afectado también deben ser evaluados por el veterinario y tratados, aún si no presentan síntomas. Además, es importante aplicar un tratamiento acaricida en el lugar en que vive el perro afectado y los objetos con los que tiene contacto. Esto también debe ser indicado por el veterinario.

Prevención:

Para prevenir esta sarna hay que evitar que nuestro perro entre en contacto con perros infestados y sus ambientes. Es importante llevar al perro al veterinario a la primera sospecha de sarna, ya que así se facilitará el tratamiento en caso de dar un diagnóstico positivo para la enfermedad. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Sarna Demodectica:

mi perro tiene sarna demodectica

La sarna demodéctica normalmente se presenta en forma localizada. Es decir que afecta solamente a pequeñas partes de la piel. Sin embargo, en ocasiones puede producirse de manera generalizada y en estos casos se convierte en una enfermedad mucho más peligrosa y complicada de tratar. El ácaro Demodex canis es el causante de esta sarna. Vive en los folículos pilosos y glándulas sebáceas de todos los perros, sanos y enfermos. Normalmente, el sistema inmunológico del perro se encarga de mantener controlada la población de esos ácaros. Sin embargo, cuando ese sistema falla y bajan las defensas, la población de D. canis se dispara y causa la enfermedad.

Los perros en riesgo de sufrir esta sarna son los que presentan algún tipo de inmunodepresión. Esto puede ocurrir por alguna enfermedad, estacionalmente (por ejemplo durante la época de celo en hembras), por cambios hormonales durante el crecimiento, por estrés o por causas genéticas. Es por esto último que a veces se llama sarna hereditaria a la sarna demodéctica, pero es un nombre erróneo porque aun cuando el déficit inmunológico tenga bases hereditarias, es el ácaro el causante de la enfermedad. La sarna demodéctica es el segundo tipo de sarna más común en perros. También se conoce como sarna roja por el enrojecimiento característico de la piel de los perros que la sufren. Sarna hereditaria es otro nombre que se le da a la enfermedad, pero es un nombre equivocado porque la causa real de la enfermedad es la proliferación del ácaro Demodex canis. En este artículo de Experto animal detallaremos qué es la sarna demodéctica, cuáles son los síntomas que nos permiten identificarla y el tratamiento a aplicar en caso de contagio. No obstante, recuerda que será básico acudir a un profesional veterinario para tratar de forma adecuada esta enfermedad. El especialista es el único capacitado para llevar a cabo un diagnóstico certero.

Síntomas de la sarna demodéctrica:

La forma localizada es común en cachorros, pero también puede presentarse en perros adultos. Sus síntomas comprenden:

  • Pérdida de pelo (alopecia) localizada en parches pequeños. Estos parches pelados pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero son más frecuentes en cabeza, cara, cuello, patas delanteras y hombros.
  • Eritema (piel enrojecida).
  • Inflamación.

Normalmente esta forma de sarna demodéctica no causa picazón, por lo que no se produce irritación de la piel ni heridas. Sin embargo, estas condiciones pueden presentarse en algunos casos.

La forma generalizada de sarna demodéctica, además, presenta los siguientes síntomas:

  • Pérdida de pelo (alopecia) generalizada en grandes regiones del cuerpo.
  • Picazón.
  • El perro se rasca, lame y muerde las zonas que le molestan.
  • Inflamación, descamación, raspaduras, heridas y costras.
  • Infecciones bacterianas de la piel.

Diagnóstico de la sarna demodéctrica

El diagnóstico lo debe realizar el veterinario. Además de considerar la historia previa del perro, hará un raspado de las zonas afectadas con un escalpelo esterilizado. Luego observará el raspado al microscopio para determinar si existe presencia del ácaro D. canis. En algunos casos puede ser difícil obtener los ácaros con un simple raspado y el veterinario puede optar por una biopsia de piel. Esto ocurre en perros de piel gruesa y muy plegada como los sharpei.

Tratamiento de la sarna demodéctrica:

El tratamiento para la sarna demodéctica, tanto local como generalizada, consiste en la administración de medicamentos por vía oral y en pomadas. El fármaco a usar y la dosificación deben ser indicados por el veterinario, pero generalmente se usan antiparasitarios con poder acaricida como ivermectina, milbemicina, moxidectina y amitraz. Algunos champús medicados también pueden ayudar a tratar la enfermedad. Es importante tomar en cuenta que los fármacos usados para curar la sarna demodéctica pueden tener efectos secundarios adversos. El veterinario debe informar sobre estos efectos potenciales para que los propietarios tomen las medidas adecuadas para sus mascotas. Cuando existe infección bacteriana secundaria, además se suelen administrar antibióticos para combatirla. El pronóstico es variable según cada caso. Los cachorros con sarna localizada tienen un excelente pronóstico. En estos casos la enfermedad suele remitir naturalmente, aunque es preferible hacer el tratamiento para asegurar el éxito. Los perros adultos con sarna localizada tienen un pronóstico más reservado y no es de esperar que la enfermedad remita naturalmente. En estos casos, el tratamiento puede ser más o menos largo, pero suele dar buenos resultados. Los perros que sufren sarna demodéctica generalizada tienen un pronóstico menos favorable. En estos casos es mucho más difícil controlar la enfermedad y es posible que el perro la presente por toda su vida, aunque se le pueden brindar cuidados para que tenga una buena calidad de vida. Los perros adultos que presentan esta enfermedad, tanto en forma localizada como generalizada, pueden ser sometidos a diagnósticos más profundos en busca de una enfermedad sistémica que sea la causante de la baja en defensas.

Prevención:

Puesto que el ácaro causante de la demodecosis vive normalmente en los perros, es imposible eliminarlo. Por tanto, no hay forma de prevenir su presencia en nuestras mascotas. Sin embargo, es posible ayudar a prevenir la enfermedad manteniendo a los perros en buenas condiciones, sin estrés innecesario, con buena alimentación, ejercicio y compañía adecuada.

¿Cómo puedo prevenir una reaparición de la erupción?

como puedo prevenir la sarna en mi perro

Si su perro ha sido diagnosticado con sarna sarcóptica, tendrá que limpiar a fondo o reemplazar su ropa de cama y collar y tratar a todos los animales en contacto.

Si sospecha que el perro de un vecino puede estar infectado, mantenga alejadas a sus mascotas para mantener la enfermedad a raya.

Lleve a su perro al veterinario periódicamente como se recomienda para volver a revisar los rasguños de la piel para asegurarse de que los ácaros han sido erradicados.

Remedios caseros para los ácaros de la sarna en los perros:

Los remedios caseros para los perros con sarna son importantes además de la medicación apropiada, se puede aplicar en perritos y perros para proporcionarles relevación del dolor y del malestar de la sarna.

  • Miel: La miel es de nuevo un excelente remedio para tratar ácaros de la sarna en perros y cachorros. La miel se puede aplicar directamente a la piel del animal, pero recuerde limpiarla por la noche; De lo contrario, la piel del perro será mordida por las hormigas.
  • Yogur: Aplicar dos cucharadas de yogur puro a las orejas del perro para hacer frente al problema de la costras y la descarga debido a la sarna.
  • Aceite de cocina: Aplicación directa de unas gotas de aceite de cocina es una medida eficaz para hacer frente al problema de picazón e irritación en la piel del perro. Esto alivia los depósitos de cera en la piel del perro y mata los ácaros, también.
  • Vinagre de sidra de manzana: Una cucharada de sidra de vinagre de manzana no pasteurizada (ACV) en la comida del animal doméstico es una poderosa cura para tratar a los perros, que sufren con el problema de los ácaros de la sarna.
  • Agua jabonosa: Use solución de jabón suave en la piel de su perro como la naturaleza alcalina del jabón previene la propagación de los ácaros de la sarna y los mata, también.
  • Limón: Cortar un limón (con una cáscara) y hervir en agua. Remójelo durante la noche. Frotar con la esponja en la mañana. La aplicación de esta solución en la piel de la mascota hará que la piel brillante, además de tratar con sarna.
  • Muelle Amarillo, Aloe Vera o Té de Caléndula: La aplicación del té de cualquiera de estas hierbas matará a los parásitos en la piel del perro y curará la herida rápidamente. Puede aplicarse varias veces al día.
  • Aceite de Neem: Aceite de neem es también un remedio casero eficaz para curar la sarna en perros y cachorros.
  • Aclarado de limón y ajo: Haga una mezcla de 30-40 dientes de ajo picados con seis o más pieles de limón y un limón picado entero. Añadir unos cuatro litros de agua y llevar a ebullición. Cuando la solución se enfríe, aplíquela en la piel del perro. Úselo diariamente durante diez días.

Puede interesarte saber:

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.